jueves, 4 de agosto de 2016

Loading Residencia

¡¡Muy buenos días a todos!! Sé que he estado muy muy desaparecida últimamente y es que el comienzo de la Residencia lo absorbe todo. Ahora que ya estoy asentada y con las emociones más en calma, os puedo decir dónde estoy finalmente: Hospital Universitario de Móstoles. Y no, no es el nuevo ese que se ve por la carretera que parece un ovni, es el antiguo, el de toda la vida, que está dentro de la ciudad.

¿Por qué elegí Móstoles? (o Mordor, como lo llamo yo).
-Un día de AC a la semana y posibilidad de un día tener turno de tarde (y la mañana libre, por tanto).
-Tradición Sistémica muy fuerte: escuela Estratégica, de Milán...
-UTCA en la que estamos todos los años haciendo parte de la AC y en la que podemos rotar también.
-No ponen problemas a la hora de elegir rotación específica y externa.
-Hospital pequeño y muy familiar donde Psicología Clínica y Psiquiatría están compenetrados y se respetan mutuamente, aunque con funciones diferenciadas.
-Docencia propia (es el único del Sur de Madrid).
-Un sólo PIR por año.
-Porque me lo dijeron "las tripas" (gracias Clara por el consejo).

A algunxs, habrá cosas que les parezcan un inconveniente más que una ventaja. Yo creo que si seguís vuestros propios criterios, cualquier elección será la buena. Y hacedme caso con que os plantearéis más de una vez si estás haciendo lo correcto y dudaréis mucho mucho. Tendréis que aprender a manejar la disonancia cognitiva y dejaros guiar por vuestro instinto. Creo sinceramente que no hay ninguna elección perfecta ni ninguna horrible ni descabellada. Al final, todos los residentes estamos contentos y hacemos piña con los compañeros y, al mismo tiempo, nos quejamos y en el día a día, empezamos a ver "esas cositas" que no te agradan, que te ponen nervioso, que te amargan un poquito la existencia.

Una de las cosas que más agradecí cuando fui en mi tour de visitas hospitalarias antes de la elección, fueron aquellos residentes que hablaron abierta y sinceramente sobre su experiencia, con lo bueno lo malo. Por un lado, te hace ver y plantearte cuestiones en las que no habías reparado y que quizás, son más importantes al final en el día a día que en sí el número de meses que rotes por el CAID. Por otro lado, te da la tranquilidad de que, elijas lo que elijas o te toque lo que te toque, siempre habrá cosas buenas y malas. No existe el hospital ideal, la formación perfecta y tampoco hay un lugar en el que se conjuren los planetas y todo sea horrible.

De momento, puedo decir que estoy muy contenta con mi elección. Sí, me pilla lejísimos de casa y eso se nota en el día a día (y sí, podría haber elegido uno mucho más cerquita, ejem) y los días de AC como en 15 minutos porque a veces resulta imposible compaginarlo todo; sí, nos tenemos que "pelear" por los despachos y no hay protocolos sobre nada, en realidad. Pero mis compañeros (tanto los co-R de todas las especialidades como los R mayores de Psicología Clínica y de Psiquiatría) son geniales, muy amigables, nos acogen y cuidan, hacemos piña, nos orientan. Mi queridísima R2 me va salvando el día en mil detalles de los que no tienes ni idea antes de empezar (papeleos varios, cómo hablar con no sé quién sobre no sé qué, horarios, estrategias, apoyo emocional...).

También os puedo decir que todo lo que estáis estudiando, SÍ sirve para algo. De verdad, además de daros sensación de seguridad y percepción de control, los conocimientos que estáis adquiriendo (muchísimos, sí...) poco a poco irán emergiendo cuando veáis a los pacientes y os ayudarán a conectar cosas. Pero, siento deciros, aunque ya os lo imagináis y lo habréis percibido si habéis tenido contacto ya con pacientes, que eso no lo es todo. Cuando se te encoge el corazón en el pecho, cuando una corriente eléctrica te atraviesa, cuando la fascinación te hace abrir los ojos, cuando la impotencia anida en ti... ves que hay algo imperceptible en la consulta, en la relación terapéutica, que jamás se podrá describir con palabras ni plasmar en un libro.

 Y aquí estoy de momento, en este camino de emociones y altibajos, de descubrimientos y estratagemas, de transferencia y contratransferencia, de dolor y gratitud, de encuadre y cariño.

Os mantendré informados :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada